Plantas curativas y medicinales

Las plantas siempre han representado un apoyo para afrontar problemas de salud pequeños y grandes. Patrimonio cultural de grandes y antiguas civilizaciones, la investigación científica las ha redescubierto para demostrar su eficacia yintegrar y mejorar la oferta terapéutica.

La importancia de las plantas medicinales

Las propiedades terapéuticas de las plantas se han conservado durante mucho tiempo en la memoria histórica de muchas culturas indígenas de todo el mundo. La llamada medicina tradicional siempre ha utilizado remedios de hierbas para curar muchas enfermedades y dolencias.

La naturaleza sigue siendo una fuente para el descubrimiento de fármacos con efectos beneficiosos para el organismo.

La información biomédica, a disposición de la tradición, se está convirtiendo y deberá ser cada vez más objeto de estudios con enfoque científico, para constituir una propuesta válida para combatir enfermedades complejas.

De hecho, la industria farmacéutica actual se basa en la explotación de compuestos activos únicos que realizan una acción precisa. De esta manera, tenemos medicamentos que son efectivos, pero que no brindan una cura para enfermedades complejas generalizadas, como enfermedades degenerativas, cáncer, enfermedades autoinmunes.

En esta dirección, el compromiso de la Organización Mundial de la Salud, OMS, que redactó el monografías sobre plantas medicinales para ofrecer una referencia científica que le permita explotar la sabiduría antigua y aplicarla en la ciencia moderna.

Fitoterapia y OMS

Aplicar el método científico a fitoterapia es la mejor forma de hacer un uso racional y seguro de fitomedicina. La validación sobre la base de la investigación científica de las indicaciones de la tradición permite identificar las aplicaciones de medicinas herbales útiles para el tratamiento de determinadas enfermedades y para evaluar su eficacia.

Esto es aún más importante, ya que existe un problema creciente de resistencia a los antibióticos.

De plantas capaces de tratar infecciones resistentes a los antibióticos También participó la investigación médica internacional, que recibió cierto impulso de una resolución de la Organización Mundial de la Salud de mayo de 1978. Esta resolución adoptó el contenido de una encuesta, también promovida por la OMS, según la cual Para garantizar a todos la posibilidad de recibir una atención adecuada, habría sido necesario utilizar recursos distintos a los de la medicina industrial en Occidente. La relación terminó con el recomendación de seguir formas tradicionales de curación y tratamiento para satisfacer las necesidades emergentes de una población mundial en constante crecimiento.

Medicinas botánicas, una oportunidad y una promesa

La investigación resultante de la resolución de la OMS reveló que muchos hierbas, lejos de ser la “medicina ingenua” de nuestros antepasados, poseen cualidades antibacterianas, en algunos casos con una potencia igual o incluso superior a la de los antibióticos.

Dado que las plantas tienen una estructura química mucho más compleja que los antibióticos, la idea de utilizar plantas medicinales es muy prometedora.

Por ejemplo, se ha demostrado que el ajo contiene treinta y tres compuestos de azufre, diecisiete aminoácidos y una docena de otros compuestos.

Los productos farmacéuticos, por otro lado, están hechos de un único componente químico: la penicilina es penicilina, la tetraciclina es tetraciclina.

Tome un compuesto derivado de un ‘hierba curativa Significa, por tanto, asumir muchos compuestos bioactivos, que tienen un efecto sinérgico. En el organismo humano, el efecto de uno potencia, realza y mitiga el del otro.

Por ejemplo, los resultados de la investigación científica han demostrado que la aceites esenciales derivados de plantas tienen un amplio espectro de activos biológicos, bueno biodisponibilidad y baja toxicidad. Por lo tanto, podrían integrarse o proporcionar una alternativa a la terapia con antibióticos.

De hecho, además de actividad antimicrobiana, ellos también poseen propiedades biológicas y terapéuticas multifuncionales, antiinflamatorias, inmunomoduladoras… La complejidad de la que se dijo.

Dado que las enfermedades infecciosas siguen siendo un problema y un desafío desde el punto de vista terapéutico y que se ha desarrollado la resistencia de muchas bacterias a los antibióticos más comunes, el uso médico de sustancias naturales, sobre todo para contrarrestar algunas patologías infecciosas, constituye una verdadera oportunidad.

Potentes hierbas medicinales

los plantas son ricas en una amplia variedad de compuestos, como taninos, terpenoides, alcaloides y flavonoides, que in vitro se han demostrado propiedades antimicrobianas. En muchos casos, estas sustancias actúan como mecanismos de defensa de las plantas frente a la depredación de microorganismos, insectos y herbívoros.

Algunos, como los terpenoides, dan olor a las plantas, otros, como las quinonas y los taninos, son responsables del pigmento, y otros del sabor.

Algo de lo mismo hierbas y especias que utiliza para dar sabor a sus platos produce útiles compuestos medicinales.

La industria farmacéutica ha aislado y caracterizado miles de moléculas, luego logró obtenerlas en el laboratorio y convertirlas en medicamentos y, según la Organización Mundial de la Salud, el principio activo del 25% de las drogas sintéticas en el mercado procede de plantas.

Compilar la lista completa de hierbas antibacterianas más potentes es imposible. Pero entre los más efectivos y de uso común, cuya efectividad ya ha sido verificada, al menos en parte, por la ciencia, señalamos:

  • Ajo
  • Áloe
  • Equinácea
  • Eucalipto
  • Enebro
  • menta
  • Regaliz
  • Miel
  • Sabio
  • tomillo
  • Origan
  • Cilantro
  • Perejil
  • Sabio
  • Jengibre

Fuentes:

  • https://www.researchgate.net/publication/318812480_Demystifying_traditional_herbal_medicine_with_modern_approach
  • https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/42052/9241545178_vol2_ita.pdf?sequence=6&isAllowed=y
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC88925/

Author: Claudia

Leave a Reply